Risotto de Lambrusco con carabineros

risotto de lambrusco

Vamos a preparar un risotto distinto a lo que conocemos, vamos a cocinar un risotto de Lambrusco, una mezcla especial y original que te ayudará a sorprender a los tuyos, podríamos decir que, por su presentación, es un plato de concurso, aunque su elaboración no es complicada, en absoluto.

Ingredientes

  • Dos o tres carabineros para emplatar (según los comensales)
  • Una botella de Lambrusco negro
  • 100 gramos de queso parmesano
  • Un vaso de arroz Arborio
  • Una nuez de mantequilla
  • Caldo de marisco (si fuera necesario)
  • Sal gorda

Elaboración del risotto de Lambrusco con carabineros

  1. Primero, como para cualquier receta de risotto, cortaremos la cebolla en brunoise. Para aquellos despistados, brunoise significa: cortar los ingredientes en trozos muy pequeños.
  2. A continuación, cogemos una sartén, la colocamos sobre un fuego fuerte y le echamos un chorro de aceite de oliva.
  3. Mientras se va calentando aprovechamos para rallar la cuña de queso parmesano, y lo reservamos.
  4. En cuanto esté caliente incluimos la cebolla picada, y rehogamos hasta ver que adquiere una textura transparente.
  5. Seguidamente, echamos la nuez de mantequilla.
  6. Cuando se haya derretido agregamos el vaso de arroz, y removemos durante al menos un par de minutos.
  7. En esta ocasión en vez de utilizar vino y caldo de pollo, verduras o marisco, vamos a utilizar una botella de Lambrusco negro. Aunque es posible que al terminar con la botella de Lambrusco observéis que aún le falta algo de cocción al arroz, en ese caso le agregaremos un poco de caldo de marisco hasta que el arroz esté en su punto, de esta manera también rebajaremos el sabor tan potente de este risotto.
  8. En cuanto el arroz esté casi a punto retiramos del fuego, le agregamos el queso parmesano rallado y removemos hasta que se haya integrado bien en nuestro risotto.
  9. Mientras se va haciendo el arroz sacamos otra sartén, la colocamos sobre un fuego fuerte y le echamos sal gorda.
  10. Cuando veamos que está caliente echamos los carabineros y esperamos a que se tuesten un poco, les damos la vuelta y repetimos el proceso. Una vez listos los sacamos y los pelamos con cuidado de no quitar la cabeza, ni la cola.
  11. Ahora de emplatar, para ello cogemos un plato y le ponemos un poco de risotto en el centro. Seguidamente le colocamos por encima el carabinero pelado, y unas pocas hojas de perejil a modo de decoración.

¡Ya está! ¡Tenemos preparado nuestro exquisito risotto de Lambrusco con carabineros! ¡Una exquisitez que todo el mundo debería de probar!